Belleza

¿Cejas poco pobladas? Te damos las claves para reestructurarlas

Finas, con poquísimo vello o incluso transparentes… tus cejas pueden ser naturalmente poco visibles. Más allá de la tendencia de bushy brows, puedes reestructurarlas y darles forma para encuadrar tu mirada.

Cejas finas

Las tendencias de la belleza de los últimos años están dotando cada vez de más importancia a una parte de nuestro rostro que merece un cuidado especial. Nos referimos a las cejas, marco natural de nuestra mirada y fuente de expresión. Hasta hace poco, el único cuidado que le otorgábamos a nuestras cejas era depilarlas… muchas veces sin ton ni son. ¿Cuántas mujeres llegan a los 40 sin apenas pelo en esta zona por culpa de años de depilación incontrolada, tanto que las tienen que pintar. El modelo “ceja fina de hilo” está más que desfasado, y ahora lo que se lleva es una ceja cuidada, tupida y que enmarque nuestra mirada. Ya sabes, ni Lourdes María style ni a los años 30. Lo que se lleva ahora es un saludable término medio que respete la forma de nuestra ceja natural pero más definido.

Las cejas son una zona delicada que no admiten mucho margen de error. Un exceso de depilación puede cambiar nuestra expresión facial de manera muy radical, así que si crees que no tienes la suficiente pericia como para lanzarte tú sola con las pinzas, lo mejor será que acudas a las manos expertas de los profesionales. Cada vez surgen más servicios específicos para las cejas donde las depilan, recortan y peinan de la manera más adecuada para tu rostro. Además, el especialista nos ofrece consejos para que mantengamos nosotras en casa ese mismo estilo.

Cejas finas

Las cejas poco tupidas pueden tener diferentes explicaciones. El factor genético, y en concreto el fototipo, es el factor principal aunque también puede influir una depilación excesiva a lo largo de los años. A ellos se pueden sumar problemas de salud, estrés o envejecimiento. ¿Cómo volver a darle forma? Te presentamos cinco alternativas.

El microblading

Se trata de una técnica de maquillaje semipermanente que aumenta la densidad de la ceja pelo a pelopara aportarle, además de un color natural, más volumen. Sus agujas, ultra precisas, realizan trazos depositanso pigmentos en la epidermis. Este procedemiento permite reconstruir totalmente una ceja y no necesita retoques durante al menos un año.

El nanoblading

Esta técnica, como versión mejorada del microblading, da a cualquier ceja un aspecto fotogénico, como si fuera dibujado con un lápiz. Se trata de un método de pigmentación semi permanente que reestructura también pelo por pelo el conjunto de la ceja. ¿Cómo se realiza concretamente? Con un aparato extremadamente preciso compuesto por agujas ultrafinas que aportan color de forma natural. Es más natural y sobre todo menos dolorosa que el microblading. Los resultados son visibles durante dos años. Es más recomendable a las personas con pelo finísimo.

La máscara con fibras

Cejas finas

Desarrollada por algunas marcas, este tipo de máscaras cuenta con una fórmula gel con fibras que rellena los huecos de tus cejas dejándolas uniformes y con estructura. Con forma de brocha, permite retocar a mano la ceja para un efecto amplificado instantáneo y mucho volumen.

Las extensiones de cejas

Al igual que las pestañas, este método consiste en colocar pelo sintético a las fibras naturales de tus cejas gracias a un adhesivo no agresivo, hipoalergénico, especialmente diseñado para pieles sensibles. El método se realiza pelo a pelo para que el resultado sea de lo más natural. Es resistente al agua y aunque no sea permanente, te permite no tener que retocarte a diario.

El lápiz

Cejas finas

Getty Images

Es la técnica más asequible. El lápiz te permite rellenar los huecos, pero también dibujar una línea de cejas más nítida. Ten muy en cuenta el color natural de tus cejas, sino el relleno se notará de forma excesiva, y aplícalo por trazos con cuidado. Algunos combinan el color con un efecto iluminador.

Fuente: Marie Claire