Farándula

Lady Gaga, ¡irreconocible!

Stefani Joanne Angelina Germanotta nunca ocultó que mucho antes de soñar con una carrera en la música quería fervientemente ser actriz. Durante los 10 años en que asistió a la escuela fundada por Lee Strasberg estudió con convicción la teoría del método, aquella pensada por el legendario Konstantin Stanislavski y llevada a extremos por Marlon Brando y Daniel Day-Lewis. Sin embargo, aunque no faltan los que sospechan que Lady Gaga, la exuberante y desenfadada cantante que se volvió mundialmente famosa con éxitos como Poker face Bad romance, es simplemente un personaje que mantiene con rigurosidad, ella ha insistido una y otra vez en que no está actuando cuando sale a los escenarios a dar sus conciertos y que se trata simplemente de una faceta suya.

Lady Gaga y Bradley Cooper protagonizan el musical ‘Ha nacido una estrella’, en la que el actor también debuta como directorImage LaVanguardia.com

Lo cierto es que, como una astuta empresaria, ha planificado meticulosamente una precisa carrera paralela que le permita poder concretar aquella ambición de juventud. En el 2013 debutó de la mano de Robert Rodríguez con un papel cercano a su imagen pública, el de la camaleona, en Machete kills, por el que fue castigada con una nominación al Razzie, y un año después repitió con el director texano en otra pequeña participación especial en la olvidable Sin City: una dama por la que matar.

‘American horror story’ sirvió para que Lady Gaga demostrara su capacidad de interpretación

Pero fue su labor en la quinta temporada de la serie American horror story la que le sirvió para dar su gran salto. Guiada por Ryan Murphy e interpretando a una vampira, la condesa, Stefani obtuvo el Globo de Oro a mejor actriz en una serie limitada o película televisiva, aunque fue ostensiblemente ignorada por quienes votan el Emmy. Aun así el espaldarazo fue suficiente como para que Warner Bros no dudara en darle el papel protagonista en la nueva versión de Ha nacido una estrella una vez que las negociaciones para contar con Beyoncé fracasaron.

El proyecto había sido iniciado en el 2011 con Clint Eastwood como director, quien insistió en contratar a Bradley Cooper para el papel principal masculino después de que Leonardo DiCaprio, Will Smith, Christian Bale, Tom Cruise y Johnny Depp dijeran que no. Cuando el veterano realizador abandonó su puesto, Cooper, respaldado por el taquillazo de El francotirador, en la que había participado como productor, convenció al estudio para que le dejaran debutar en la dirección.

No es casual que Germanotta eligiera este filme para lanzarse como protagonista, porque ninguna de las actrices que encabezaron el elenco en las tres versiones anteriores pasó inadvertida. La primera, Janet Gayor, recibió una nominación al Oscar en 1938. La segunda, Judy Garland, recibió otra en 1955, y Barbra Streissand se llevó ese premio, pero a la mejor canción, y el Globo de Oro a la mejor actriz en 1977. A juzgar por el tráiler, que comenzó a circular hace unos días, tiene grandes posibilidades de continuar la racha.

En el filme, ambientado en el mundo de la música country, aparece a cara lavada como una chica común y corriente que encuentra el camino hacia el éxito gracias al interés de un cantante famoso (Cooper), con el que vive una historia de amor. En las pocas escenas que se han visto, quien en el último momento decidió aparecer en los créditos como Lady Gaga y no como Stefani Germanotta nos convence con facilidad de que es esa chica simple que sueña con cantar. Cooper, que también debuta como cantante, no se queda atrás. Nominado tres veces al Oscar como actor, podría sumar a su lista de honores otra como director y, ¿por qué no?, una al Grammy por las canciones que interpreta.

Fuente: La vanguardia