Belleza

El ‘after shave’ tiene que picar: 14 errores del hombre con los productos de belleza

Cada vez hay más cosmética masculina. Pero, ¿la aplicamos bien? Un adelanto: practicar deporte con gomina no es nada recomendable, aunque lo haga Ronaldo

El neceser de los hombres cambia y se amplia. En los últimos años al pequeño combo formado por desodorante, espuma para afeitar, aftershave y colonia se han ido uniendo las cremas hidratantes, las exfoliantes o las reductoras, sin olvidar los productos específicos para la barba. A excepción del maquillaje -que aún sigue siendo el gran tabú masculino-, la cosmética masculina tiene cada día menos que envidiar a la femenina, pero los recién llegados ¿son capaces de diferenciar una hidratante de una limpiadora?, ¿saben que el contorno de ojos se teclea? Hacemos un repaso por los 15 errores más comunes en lo que a cosmética masculina se refiere.

Error n.º1: Si he sudado me echo desodorante y ya huelo bien otra vez

Es un recurso muy común. Es una jornada calurosa, llevo todo el día corriendo de un lugar para otro y he sudado. Pero no hay problema: siempre llevo un desodorante de urgencia. Grave error. Si se ha sudado y el olor ya existe, aplicar el desodorante encima solo va a hacer que el olor se multiplique. Es conveniente aplicar el desodorante después de la ducha, antes de empezar la actividad diaria. Y otra cosa, como advierte el doctor Diego del Ojo, profesor de la Universidad de Cádiz y director de la clínica Dermalaser s.XXI: “El desodorante está diseñado para minimizar el olor de las axilas, no para reducir o eliminar la transpiración”. Si lo que se busca es controlar la sudoración entonces hay que buscar antitranspirantes que atajen tanto el olor como la humedad.

Error nº2: Le birlo las cremitas a mi chica, que también me sirven

Es muy posible que el primer acercamiento de un hombre a las cremas faciales sea a través de las que utiliza su novia, su hermana o una compañera de piso. Sin embargo, la piel del hombre no es igual que la de la mujer. “La diferencia principal está en la secreción sebácea; es decir, los hombres generalmente tenemos más brillos y una piel más grasa. También en la firmeza, ya que la piel del hombre tiene un mayor índice de colágeno y es un 25% más gruesa que la de la mujer, lo que la hace más resistente”, explica Curro Bermón, director de márketing de Barbazul, una de las primeras tiendas online especializada en cosmética para el hombre. Así pues, nada de coger las cremas de tu chica: hay que usar las específicas del hombre.

Error n.º3: Me echo la crema sin lavarme antes la cara

Puede parecer que tienes la cara limpia pero no es así. “Si no lavamos antes la cara habrá restos de los productos empleados anteriormente mezclados con las secreciones de sebo, así como las células muertas resultado de la renovación constante de la epidermis. Entonces, el cosmético hará de tapón incluso favoreciendo un campo de cultivo para posibles infecciones”, advierte Manuel Asín, dermatólogo miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Error nº4: El ‘after shave’ tiene que picar

“El after shave solo picará si el afeitado ha sido demasiado irritante, algo que no es bueno. Un buen afeitado comprende tres fases: antes, durante y después. La importancia del antes y el durante son las que harán que el después sea posiblemente evitable y la piel quede tan hidratada que no necesitemos after shave”, aclara Bermón. Aún así, se puede utilizar con la función de refrescar.

Error nº5: Hago deporte con la gomina puesta, como Cristiano

Desconocemos que opinará de esto Cristiano Ronaldo, pero desde Arturo Peluqueros son claros. “Es fundamental lavar el pelo para eliminar los productos de fijación antes de dormir y antes de practicar deporte para que transpire el cuero cabelludo”.

Error n.º6: Cualquier tipo de crema es buena

Bienvenidos al apabullante mundo de la cosmética. Para que os hagáis una idea, Biotherm, la primera marca que sacó una línea exclusiva para hombres, cuenta en la actualidad con unos 70 productos. Aunque para primerizos, su directora de Formación, Vanesa Fernández, da unas pautas básicas. “La piel del hombre requiere texturas más ligeras y de rápida absorción, un plus calmante diario para minimizar las agresiones del afeitado y, cuando ya hablamos de corregir signos de la edad, el hombre suele preferir los tratamientos globales que lo hacen ‘todo en uno’ ( manchas, arrugas y firmeza)”. Y si existen problemas específicos, lo mejor es pasar por un dermatólogo.

Error n.º7: Yo me aplico todas igual

La piel del contorno de ojos es la más fina del cuerpo, así que extender y frotar a lo loco no es una buena idea. Esta es la explicación para que esa zona requiera un cuidado especial. Aunque las patas de gallo no diferencian sexos -son arrugas que dependen de los hábitos gestuales de cada uno- “sí hay una afectación estética que suele afectar en ese área más a los hombres que a las mujeres y es la aparición de las bolsas parpebrales”, afirma Asín. “Se debe aplicar poca cantidad de producto, extender con la yema de los dedos realizando suaves masajes hacia el exterior, nunca desplazando tejido. Si el producto tiene una acción drenante o descongestionante, podemos potenciar este efecto realizando un leve tecleo con la yema de los dedos”, aclara Fernández. Justo lo contrario que con las cremas reductoras de abdomen. “Este producto debemos aplicarlo sobre toda la superficie del abdomen y laterales con movimientos circulares enérgicos, en el sentido de las agujas del reloj”.

Error nº8: Si ya uso crema hidratante ¿para qué quiero otra?

Es lo que Bermón llama la “cosmética multiusos”. “Es bastante frecuente, pero también hay una tendencia que está cambiando esta situación”. Aunque los defensores de este criterio del “todo en uno” están de enhorabuena ya que según atestigua Vanesa Fernández, de Biotherm, es algo que las marcas están teniendo en cuenta. “El hombre busca que un mismo producto realice varias funciones, por ejemplo, que la crema antiedad también calme la piel después del afeitado”. Eso sí, la crema total -aún- no existe.

Error nº9: Solo las utilizo en ocasiones especiales

Sí, en esto, como en las sesiones de gimnasio, las dietas y las solicitudes de baja de operadoras telefónicas hay que ser persistente y no cejar en el empeño para obtener resultados. “Hay que recordar que la piel es un órgano, el mayor del cuerpo humano, y necesita una atención constante, al menos los cuidados básicos de limpieza e hidratación”, recuerda Bermón.

Error nº10: Uso crema solar solo para la playa

“En nuestro país es necesaria siempre la protección solar para prevenir la aparición de precáncer y cáncer cutáneo”. Así de tajante se muestra el doctor Diego del Ojo. Y lo peor es que muchos vamos tarde en lo que a prevención se refiere. “Es antes de los 20 años cuando se recibe la mitad de la radiación solar que recibe una persona en toda su vida”, asegura. Si esto por sí solo no te convence, hay que añadir que el fotoenvejecimiento produce manchas y arrugas.

Error nº11: Utilizo champú anticaspa… por si acaso

Es cierto que más vale prevenir que curar, pero en este caso la elección de un champú inadecuado puede hacer que, y seguimos tirando de sabiduría popular, sea peor el remedio que la enfermedad. “El uso de champús de tratamiento, anticaspa, antigrasa, anticaída, etc., si no se necesitan pueden provocar que el pH varíe”, justifica Arturo Moreno, de Arturo Peluqueros. El pH nos indica la concentración de iones de hidrógeno que hay en una disolución, en el caso de la piel o del cuero cabelludo nos señala su alcalinidad o acidez y su aumento puede provocar afecciones cutáneas

Error nº12: Uso el mismo champú en el pelo y en la barba

El planteamiento en origen podría ser correcto: si la barba es pelo, habrá que lavarla de la misma forma que este. La cuestión es que lo que no es lo mismo es lo que hay debajo de ellas. “Las barbas en general necesitan un champú específico ya que su pH es distinto al del cabello”, afirma Moreno. Igualmente opina Curro Bermón, que apuesta por productos específicos para la zona. “Bajo la barba la piel suele estar más seca y por eso los hombres utilizamos aceites o bálsamos en esa zona que no solo hidratan el pelo de la barba, sino también la piel bajo la misma”.

Error nº13: Me froto la gomina en mi pelazo

Este punto es casi unánime para todos los expertos. No se debe frotar el pelo ni al lavarlo ni al usar productos de fijación como gominas o geles. En el caso de estos últimos, Arturo Moreno nos da un consejo. “Lo mejor es calentarlos en las manos para extenderlos correctamente y que queden bien repartidos por el cabello”. De esta forma evitamos la fricción: una cosa es repartir el producto -sea el que sea- con cuidado y otra es restregar como si quisiéramos sacar brillo. Tampoco debemos frotarnos la cara, mucho menos después del afeitado porque fomentaremos la irritación de la piel.

Error n.º14: Cantidad es calidad

Este consejo que tantas veces habremos escuchado -y tantas veces habremos ignorado- también sirve para los cosméticos. “Existe la creencia de que utilizar muchos productos es más efectivo. Y no: en la cosmética, como en otras muchas cosas, cantidad no significa calidad”, recuerda Bermón.

Cortesía: El País

Etiquetas

App

Transmitiendo Ahora

Instagram

Cargar más
Something is wrong.
Instagram token error.